Nueva Champeta

 
 
 


Keymer Vol 10

http://ul.to/e0j720l4

Mellos Music Vol. 8



http://ul.to/3w2pvmup






Descargar Gemini Del Chamba Vol 36


Dar Click Para Descargar


Se trata de un ritmo muy joven




Se trata de un ritmo muy joven, un niño genio que está creciendo, adquiriendo nuevos poderes, y que nos dará muchas más sorpresas en el futuro. Una guía poderosa pa’ poner la música a tronar y a la pareja a afinar paso. ¡Suénalo!

Nació en un lugar inesperado, en un momento inesperado y de la manera más inesperada. Hace unos 30 años, en lo más profundo de la Afrocolombiana y de nuestra costa Caribe, nació un bebe musical, punketo de corazón: la champeta criolla, uno de los ritmos más originales, censurados e incomprendidos que haya parido nuestra tierra, y el único nuevo ritmo que ha dado nuestra nación cumbiera en las últimas décadas del siglo XX.

Champetas hay muchas: hay champeta de picó, champe-ragga, champeta raizal (con más elementos del folclor), champeta digital, remixes de puro perreo (con el popular teclado Casio Sk-5 y otras baterías electrónicas) y muchas más variantes que nacen en las calles del Caribe Colombiano, en PC’s baratos y quemadores piratas, en estudios de grabación y en la mente de DJ’s y picoteros. En esencia, la expresión “champeta” significa “música africana”, y por eso es afrobeat, afro-funky, lumbalu, zouk, soukous, highlife, toda la música de Kenya, Zimbawe, Sudáfrica, Camerún y Congo, pero también cumbia, chirimía y currulao. Porque la champeta es puro Afrocolombiana.

La champeta fue durante años la vanguardia musical de este país, pero una vanguardia invisible, despreciada por intelectuales Caribeños y Andinos (Regiones de Colombia), demasiado escondida en las tripas de un sub-mundo demasiado pobre que nunca pensó, quiso o supo cómo hacer para sacarla de allí. Pero el tiempo ha pasado, y hoy la champeta ha recorrido un largo camino. Algo paradójico: uno de los profetas de esta música, el gran Joe arroyo, casi nunca es asociado a esta, siendo que creció en la universidad de la champeta: los picós del caribe, que han sido la escuela de muchos músicos, melómanos y amantes de las novedades, siendo que la mayoría de sus éxitos son covers de temás haitianos y otros clásicos de picós famosos como el Rey de Rocha, el Sibanicu y el Timbalero. Hasta cierto punto, hoy la champeta ha salido de su ghetto. Hace unos 10 años llegó a Bogotá y barrió con todo a su paso: sin champeta y sin el Dios Picó no existiría Bomba Estéreo ni Systema solar ni muchos otros grupos que de alguna manera han encontrado su inspiración en esta revolución.



Es imposible hablar de champeta sin hablar del movimiento picotero. Así como sucedió en lugares como Jamaica, en Colombia, desde los 70, tenemos uno de los movimientos de soundsystems más originales e innovadores de todo el mundo. Pero ocurre que Locombia es un país muy poco orgulloso de lo suyo y muy ingrato con sus hijos más brillantes. Los mejores picós y DJ’s de nuestra tierra, los fundadores de esta revolución champetua, han pasado toda su vida bajo la sombra, sus picós atacados por la policía, sus fiestas prohibidas, estigmatizados todos por una sociedad racista y discriminatoria al 100. Así han vivido durante años, celebrando sus verbenas, que son las rumbas más originales, vanguardistas y sabrosas de Macondo, para miles y miles de habitantes de los barrios populares y marginales del Caribe. En los bordes. Viviendo humildemente, sin sospechar siquiera la importancia de su aporte, y sin siquiera soñar con el reconocimiento. Apenas ahora Colombia empieza a entender el gran valor de este movimiento, padre de nuestra exitosa música contemporánea.

Tal parece que se viene el gran boom de la champeta. Y se viene con toda para subvertir todo a su paso una vez más y como su nombre lo indica (la palabra “champeta” se refiere a un cuchillo o machetilla usada en el Caribe Colombiano para cortar pescado y demás en los mercados populares), cortar en dos la historia de nuestra música. Y es que mientras muchos piensan que la champeta es solo perreo y letras sin mensaje, esta es, en realidad, una filosofía que ata a Colombia con África, una música que nos revela la fuerza de una africanidad que, en conjunto con el mestizo, creó una bomba cultural. Se trata de un ritmo muy joven, un niño genio que está creciendo, adquiriendo nuevos poderes, y que nos dará muchas más sorpresas en el futuro.

Algún día el símbolo de la ciudad de Cartagena o de Barranquilla o de las dos será un picó, un picó triunfador, liberador, creador de nuevos sonidos místicos y siderales, de país diferente, más incluyente. De la mano de ese símbolo, la historia de Colombia empezará un nuevo ciclo sabroso y a la vez insospechado.

He aquí las enseñanzas de nuestro nuevo evangelio champetúo. Muy pronto llegara un profeta, el profeta de nuestra música, y en aquel momento nos daremos cuenta de que no tenemos nada que envidiarle a nadie, y que nuestra música es y será siempre hija de la champeta, la cumbia y el vacilón.

Ahí tienen, pa’ que afinen.


Descarga Champeta Urbana




Este ritmo para alegrar el alma

La fusión de la batería, las guitarras eléctricas, el bajo, las congas y el sintetizador, dio como resultado un ritmo contagioso que conjuga todos los aires del Caribe y áfrica, al que denominaron “Champeta”


“Este ritmo para alegrar el alma, nació en Cartagena como expresión de esa sangre africana que llevamos dentro y que forma parte de nuestra identidad, aunque muchos se nieguen a aceptarlo”, así define este género el vocalista de la agrupación Anne Swing, Viviano Torres, un palenquero con pelo rasta, tez morena y vestimenta bohemia, que suspira mientras habla de este ritmo al que considera la filosofía de su vida.

Anne Swing al igual que grupos como Son´Palenque, Kusima, entre otros, encontraron una plataforma para impulsar su música en el festival internacional de música del Caribe, realizado en 15 ocasiones en la ciudad, y que convocó agrupaciones de algunas islas caribeñas y África.

Desde 1982, la champeta compartió la tarima con las agrupaciones internacionales que venían al festival, y que exponían géneros como el soukous de África, el reggae de Jamaica, el Calipso de Trinidad y Tobago y el compas de Haití; ritmos que al pasar de los años fueron agregando elementos al incipiente ritmo de la champeta, haciéndola cada vez más rica y popular.

Palenque, tierra de afrodesendientes, hijos de los hijos de esclavos que en el pasado tiraron sus cadenas para sentirse libres del yugo español, es hoy la cuna de los primeros exponentes de este género, Viviano Torres, Luis Tower, Melchor Pérez y Charles King, alzaron sus voces desafiantes para expresar su sentimiento de libertad, y le regalaron la champeta al mundo.

Si bien es cierto que el festival de música del Caribe consolidó este ritmo y le dio nombre propio, quien lo dio a conocer entre la clase popular de Cartagena fue el pick up de “El Rey de Rocha”, o la “la discoteca de los pobres”, como lo llama Viviano, una máquina de sonido que ha hecho vibrar a miles de cartageneros con este ritmo que llevan a flor de piel.


Decenas de personas bailando al ritmo de la música, pases sensuales y sugestivos que de seguro han sido la causa de la llegada de más de un niño al mundo, hacen parte del ambiente que se vive en las casetas, un espacio que sin duda constituye una expresión de la cultura Caribe, y en especial de la cartagenera.

Aunque en sus inicios este género sólo fue acogido por los sectores populares de la ciudad, con el pasar de los años y el apoyo que le dieron las emisoras tropicales; la champeta se puso de moda y hasta la clase alta de la sociedad cartagenera se dejo de estiramientos y bailó al ritmo de temas como Paola y la mujer del policía.

Nuevas generaciones de champetudos han recibido la herencia de sus primeros exponentes, y gracias a la gran aceptación por el ritmo en el año 2001 una empresa disquera mundialmente reconocida como la SONY Music, grabó un disco con temas del Sayayin, Mr Black y El Afinaito; “La Champeta se Tomó a Colombia” fue el título de la producción, y definitivamente lo había hecho, convirtiendo este en un hecho sin precedentes que marcó un antes y un después para este género.

La champeta desde que surgió hasta nuestros días ha sido tachada por ciertos sectores de la sociedad. Viviano Torres, quien se declara un eterno defensor del género, expresa su sentimiento de inconformismo para con los que quieren minimizarlo, y excluirlo de las manifestaciones culturales de la sociedad cartagenera.

Para Viviano esta música lo que ha hecho es rescatar valores importantes de la cultura Caribe y de manera popular ha venido haciendo un aporte importante a la sociedad, “muchos jóvenes que venían muy mal, han encontrado en la champeta una forma de mostrarse y de demostrar que tienen condiciones para vivir en la sociedad”.



Siempre se habla que este género hace apología la violencia, y que la champeta es para bandidos, drogadictos, prostitutas o simplemente para gente corroncha o con mal gusto; para Viviano Champetudo sencillamente es la persona que le gusta la champeta, que la siente en la sangre y que expresa ese sentimiento. “La música es para construir, no para destruir, es un medio de comunicación que todos debemos escuchar y entender”.

Para los años 2005 y 2006 la champeta fue desplazada de las cadenas radiales tropicales por el reggaetón, decenas de artistas internacionales de este género, se tomaron los primeros lugares en los tops realizados por las emisoras, y pusieron a cantar sin mayor complicación letras vulgares y sugestivas a las audiencias, caso que a la champeta le costó mucho trabajo conseguir.

El fenómeno del reggaetón fue un experimento radial, que en su momento dio resultado, así lo cataloga Mincho Paternina, sin embargo, tarde o temprano la gente termina volviendo a lo suyo y la champeta en el 2007 regresó a la programación de las emisoras, por solicitud de la audiencia, y según los sondeos realizados en la ciudad, los oyentes se saturaron del reggaetón y reclamaron nuevamente el género que nació en sus tierras.

En Cartagena ya se extrañaba montarse a un bus y no escuchar una champeta, o encender la radio y que no sonara una; nuevos temas se están apoderando de las fiestas de los cartageneros, y si no me creen, pregúntele al cantante Michel, quien últimamente ha estado llorando mucho por una “Rajita”, o a Alvaro el Barbaro que está como “Amañaito” en las emisoras locales, y ni qué decir del Papo Man, quien ahora se hace llamar “El Capo de los pobres” o al famoso Mr Black que grita por segunda vez “Soy Champetuo ”.

Lo cierto es que la champeta regresó a las pistas de baile cartageneras y parece que para quedarse, este compendio aires del Caribe con influencia africana, ha puesto a bailar nuevamente a todos los estratos de la heroica, definitivamente hay que apoyar este género que ha luchado permanentemente por el reconocimiento en la ciudad, para que un día ojalá no muy lejano, se pueda exportar como un producto de calidad, de Cartagena para el mundo.

Música Champeta o Terapia Criolla... ¿Cuál es el mejor nombre?




Es un ritmo contemporáneo que nació hace 26 años en la ciudad de Cartagena de Indias (Colombia) con una gran influencia de palenque San Basilio y que a través de los encuentros de Música del Caribe de los años 80 que se realizaban en Cartagena se extendió luego a nivel nacional e influyo recíprocamente en géneros internacionales similares como El Reggaeton, el Raggamuffin y otros. El género Terapia nació como una adaptación de ritmos africanos (soukous, highlife, mbquanga, juju) con vibraciones antillanas (rap-raggareggae, compás haitiano, zouk, soca y calipso) e influencias de la música descendiente de lo indígena y afrocolombiana (bullerengue, mapalé, zambapalo y chalupa). Esta fusión de ritmos configuró una nueva cultura musical urbana en el contexto caribeño, que se consolidó en las barriadas cartageneras a mediados de los años ochenta. Luego en los años 90 sufrió una serie de cambios tanto en sus contenidos, como en su música, acompañado de fenómenos digitales, placas (intervenciones arrítmicas) y siendo tanto amada como rechazada por los sectores élites del país, generando así un género bastante diferenciado de sus orígenes que lo inspiraron.

En sus inicios se difundió a través de los potentes equipos de sonido denominados picós (pick-up) que suenan en las verbenas o casetas. Se caracteriza porque la base rítmica prevalece sobre las líneas melódicas y armónicas, convirtiéndola en una expresión musical bailable en la que predominan una fuerza y una plasticidad desbordantes. Los instrumentos empleados en la ejecución de este alegre y contagioso ritmo son la voz, la batería, las guitarras eléctricas, el bajo, las congas y el sintetizador, que añade efectos rítmicos.

Este género musical tiene, como sus elementos únicos, una división temporal de tres aceleraciones, la música inicial, el coro y un tercer elemento llamado el Despeluque, que es propio de ritmos fuertes y repetitivos acompañado por lo general de placas (intervenciones digitales)

Con un lenguaje popular y lleno de inventivas los champeteros cantan sus vivencias. Las letras, sobrepuestas a pistas africanas o con música original, evidencian la actitud contestataria de los sectores afrocartageneros discriminados, que arremeten contra la exclusión social y económica o cuentan sus sueños de cambio y progreso.

Historia De La Champeta



Es un ritmo contemporáneo que nació en el palenque San Basilio y se extendió a las barriadas de la ciudad de Cartagena. Es una adaptación de ritmos africanos (soukous, highlife, mbquanga, juju) con vibraciones antillanas (rap-raggareggae, compás haitiano, zouk, soca y calipso) e influencias de la música afrocolombiana (bullerengue, mapalé, zambapalo y chalupa). Esta fusión de ritmos configuró una nueva cultura musical urbana en el contexto caribeño, que se consolidó en las barriadas cartageneras a mediados de los años ochenta.

En sus inicios, la champeta se difundió a través de los enormes y potentes equipos de sonido denominados pick-up (picós) que suenan en las verbenas o casetas. Se caracteriza porque la base rítmica prevalece sobre las líneas melódicas y armónicas, convirtiéndola en una expresión musical bailable en la que predominan una fuerza y una plasticidad desbordantes. Los instrumentos empleados en la ejecución de este alegre y contagioso ritmo son la voz, la batería, las guitarras eléctricas, el bajo, las congas y el sintetizador, que añade efectos rítmicos.


Con un lenguaje popular y lleno de inventivas los champeteros cantan sus vivencias. Las letras, sobrepuestas a pistas africanas o con música original, evidencian la actitud contestataria de los sectores afrocartageneros discriminados, que arremeten contra la exclusión social y económica o cuentan sus sueños de cambio y progreso.


¿ PRIX 06 LE TIRA A SU EXCOMPAÑERO DANNY DANIEL ?



Luego de las presuntas polémicas que ya varios conocen que hubo entre el antiguo dúo salsero Danny Daniel & PriX 06, por causa de las indiferencias que existieron entre estos dos artistas, los comentarios no se hicieron esperar al escuchar la estrofa o parte de Prix 06 , en el nuevo tema #YOLUCHO donde colaboran otros artistas de la ciudad, pese a que la historia fue hace ya varios años que ocurrió, en el verso se escucha muy explícitamente hablar al rapero y ahora interprete de champeta urbana a continuación las líneas del verso; “Cuando Salí muchos pensaron que me encocotaria Hoy sigo vigente, sigo rankiao sigo al día Y nunca le hice caso a todas esas tonterías Ahora todos son comercial ahora todos suenan urbano Que la pegaste estas rankia´ te felicito bacano Ahora dime has ayudado alguno de tus hermanos Porque es fácil meter el píe, difícil es dar la mano Por eso yo me mantengo con mis pies en cemento Y sigo callaíto metiendo mano en el cuento Te lo estoy diciendo y espero que me estés oyendo Los de atrás no están ponchao lo de atrás vienen creciendo”



La Parte de Prix06 -Inicia Apartir del Minuto 2:32 y finaliza 3:03
 
Los comentarios en la descripción del video se hicieron venir cuando varios comentarios decían que la parte de Prix 06 era tiradera para Danny,  se dice que en ese entonces se dijo que este interprete (Prix 06) No vendería como solista, pese al triunfo de Danny Daniel y su exitosa carrera las conclusiones se hicieron venir, explicando que esta fue una tiradera de parte de el colombo – venezolano Prix 06 para su ex compañero salsero Danny Daniel.


FUENTE: kolombiamusical.net

Descarga Pasky Vol 24